'O tempora, o mores', 2015.

En mi proyecto O tempora, o mores, rescato del pasado efigies de personajes extraídos de las mitologías griega y romana que han sido rivales entre sí en el amor y en la guerra: Perseo y Medusa, Teseo y el Minotauro, o Apolo y Dafne, entre otros. Represento esculturas que, desde la antigüedad clásica hasta finales del siglo XIX, han ilustrado el enfrentamiento entre estas parejas. El proyecto completo englobará dos series: Héroes y monstruos y Amor profano.

 

El título del proyecto, remite a las palabras de Cicerón y evoca estas otras de Rothko: "nuevos tiempos, nuevos métodos". Persigo la búsqueda de temas dentro de la tradición que se ajusten a las condiciones espirituales de esta época. Pretendo presentar un mito moderno unido a una imagen moderna.

 

Introduzco la anamorfosis como elemento deformador, una práctica de distorsión de las imágenes frecuente en la pintura renacentista. Con ello, pretendo convertir el cuadro en un objeto que, como una escultura, debe observarse desde más de un punto de vista que no es únicamente frontal: esto es, desde el margen del cuadro, donde el reflejo del personaje protagonista pierde su deformación y es legible. Incluyo, con ello, el espacio en torno al cuadro, el espacio necesario para que tenga lugar el desplazamiento del espectador. El cuadro deja de ser únicamente una superficie de dos dimensiones, al incorporar un área externa a él que implica la tercera dimensión.

 

He limitado a una de las figuras lo inmediatamente reconocible, que tapa en parte la figura deformada, cubriendo y descubriendo, haciendo que los cuadros funcionen en principio como grandes abstracciones en las que algo, que no sabes que es, te dice que hay gato encerrado. El resultado es una imagen desfigurada, un retrato deformado que adquiere autonomía como nueva entidad, un superego del yo y su doble; un tercer desdoblamiento.

 

El marco circular evoca el tondo italiano renacentista, y el uso del contraste de un negro profundo y mate para el fondo hace que las figuras parezcan emerger de agujeros oscuros de vacío, transportando la imagen al contexto contemporáneo.


Este proyecto es una continuación de una investigación iniciada anteriormente sobre el análisis del espacio en dos disciplinas donde, tradicionalmente, ha tenido un papel muy concreto. Mi intención es formular una revisión de la idea de espacio desde el intercambio de recursos entre la pintura y la escultura.

 

Por sus características, el espacio es parte integrante del proyecto, ya que es necesario para que tenga lugar el desplazamiento del espectador alrededor de unos cuadros que enfatizan la relación entre la pintura y la instalación. Los cuadros funcionan como piezas en una instalación que, al incorporar el espacio circundante, engloba el total de la sala de exposiciones.


In my latest series, 'O tempora, o mores', I recover from the past some characters from Greek and Roman mythology that are rivals in love and war: Perseus and the Gorgon, Theseus and the Minotaur, Apollo and Daphne... I represent sculptures that, from ancient history to the end of the 19th century, have illustrated these confrontations.

 

I use anamorphosis to introduce the third dimension in the painting, not by regarding it as a window to look through, but as an object that, like a sculpture, must be viewed from several points of view. When you look at my paintings from the edge, the doppelgänger is not seen to be distorted anymore and becomes understandable. In doing so, I am including the space around the painting, the space where the viewer stands and wanders to explore the work. A painting is not a two-dimensional surface anymore, as I have included an area outside of it that involves the third dimension.

 

The circle frame reminds of a renaissance tondo, and the contrast with the deep saturated black background creates the illusion that the figures emerge from dark empty holes.